26 de Octubre de 2004 - Suplemento de Cultua - La Nación

Poéticas femeninas

Por Sandro Barrella

Como la sombra, que va allí donde uno vaya, la "mujer de al lado" que se anuncia en el título del libro es algo más que las diversas figuras femeninas elegidas por la autora para confrontar y confirmar su propia voz. Esa otra mujer conjura además la ilusión cartesiana del yo. Si en la primera parte, "Estados de la materia", esa mujer es la madre, de quien podría decirse que constituye la primera sombra, en la segunda, "Apuntes del natural", ese sitio pasan a ocuparlo, ya la nadadora "joven y ligera", ya la "vecina loca". En ambos casos se trata de hacer legible el camino que lleva a cada mujer a ser "su propia madre", según reza el epígrafe de Anne Sexton elegido por Liliana García Carril. Se trata de poner negro sobre blanco, es decir, hacer de un negativo un objeto revelado.
Los poemas breves de "Estados de la materia" nos hablan no de aprendizajes sino de pasajes. En versos despojados, construidos a partir de un registro razonado de la experiencia poética, García Carril expone un tránsito. Los cuidados de la madre enferma, la inminencia de su muerte, se mezclan con la reflexión sobre la experiencia del vínculo, las razones de estado del ser madre e hija. Lezama Lima se pregunta en un poema: "¿De dónde huimos, si no es de nuestras madres de/ quien huimos..?", y García Carril parece querer responder a esa pregunta dando cuenta de un tránsito que no cesa, de un movimiento continuo. De allí que en el final se diga: "Escapé abriéndome paso/ por el corredor extenuado/ de las piernas a un mundo/ lleno de madres ya ocupadas,/ ya adoptivas, ya adoptadas./ Lleno de huérfanas, el mundo".
En la segunda parte, su voz se apropia de las cosas de este mundo, que también es la casa. Tanto vale nombrar la pereza de las gatas, las noches de insomnio, o una caravana de hormigas. Estos "Apuntes del natural" exponen una mirada calma, no exenta de ironía, sobre lo cotidiano; concilian el anhelo de una dicha sencilla con la serena certeza de que el curso de las cosas no irá a cambiar.

 

 

foreign rights

 

© bajo la luna, 2007